Investigamos y promovemos el acercamiento entre las culturas catalana y americanas, dándolas a conocer al público en general.

El 12 de Octubre

Begoña Uranga
El Sábado
Revista de El Mercurio
Chile


Resultaría imposible hablar de cocina española sin mencionar algunos ingredientes "estrella", que le dan sabor y esencia a sus platos más emblemáticos. Por ejemplo: la papa, el tomate y el pimiento. Impensable, definitivamente.

Sin embargo, no fue hasta que Cristóbal Colón descubrió América que los españoles y los europeos conocieron esas plantas y sus frutos; y tuvieron que pasar varios siglos para que se decidieran integrarlas en su dieta alimenticia. Una lástima si se piensa lo que habrían ayudado las papas durante las feroces hambrunas que asolaron España durante el siglo XVII.

Aunque el pimiento fue aceptado sin tanto problema, el retraso en la aceptación de la papa fue, según algunos entendidos, culpa de la doctrina de los "específicos", que dominó la farmacopea hasta el siglo XVIII. Inspirada en los clásicos grecolatinos, señalaba que las plantas tenían relación con las enfermedades por su forma, color y otros aspectos.

La papa, raro fruto subterráneo, llena de protuberancias, fue interpretada como la figura deformada de los leprosos. Esta particular y hoy absurda interpretación llevó a prohibir su consumo en Europa, particularmente en Francia.

La humilde y deliciosa papa también sufrió los desprecios de los fanáticos protestantes, quienes señalaban que si no se mencionaba en la Biblia, "no era cuestión de oponerse a los designios del Señor". Los católicos irlandeses, menos fanáticos, la aceptaron finalmente.

En la España tradicional, duró siglos el rechazo y, aunque se usaba para engordar chanchos, el pueblo decía con sonsonete: "más valen dos bocados de vaca que siete de patatas".

Hoy, nadie podría vivir sin ellas. Son universales y fascinan a chicos y grandes. Que lo digan si no los inventores de las papas fritas que inundan la contaminada atmósfera del planeta.

Y para ir celebrando el próximo 12 de octubre, fecha señera en el calendario, en el inicio de la primavera austral, bien valdría la pena darse una vueltita por los mejores restaurantes de comida española de Santiago de Chile. Una estupenda forma de celebrar el descubrimiento de América y lo que significó para la gastronomía.

El Caserío: BordeRío, local 8, teléfono 2180132

Centre Catalá: Suecia 428, teléfono 2332220

Queimada: Seminario 426, teléfono 3750339

La Bodeguilla: Domínica 5 teléfono 7325215

Pinpilinpausha: Isidora Goyenechea 2900, teléfono 2325800

Guernika: El Bosque Norte 227, teléfono 2329954

Miraolas: Vitacura 4171, teléfono 2060202

El Albero: Isidoro Goyenechea 2926, teléfono 2313370

La cocina de Javier: Alonso de Córdova 4309, teléfono 2061329

Morriña: Avenida Italia 1423, teléfono 2489775

El Txoko Alavés: Mosqueto 485, teléfono 6382494

Begoña Uranga.