Investigamos y promovemos el acercamiento entre las culturas catalana y americanas, dándolas a conocer al público en general.

Barranquilla, la Barcelona Latinoamericana

Es urgente invertir en la recuperación de los valores, crear sensibilidad humana y social, generar sentido de pertenencia por la ciudad.

Por Esperanza Jiménez de B.
Directora Ejecutiva Undeco
Diario el Heraldo. Barranquilla.


Si se trata del proyectar el futuro de la ciudad, hay que visionarla y soñar despierto y con los pies bien puestos para diseñar esa proyección con objetividad y realismo.

Barranquilla, “ La Arenosa”, “la Puerta de Oro de Colombia”, “Ciudad hermana de Tampa” “Ciudad capital de la Costa Norte Colombiana”, y en fin, muchos calificativos más que la adornan y motivan a soñar con una ciudad esplendorosa, de progreso y desarrollo con posicionamiento no sólo a nivel nacional sino internacional, como la urbe de obligado asiento de grandes industrias, Comerciantes, Universidades, Clínicas y centros hospitalarios que suplan las necesidades de la cuenca del Caribe, Centro, Sur y Norteamérica.

Partiendo de este sueño-realidad, porque Barranquilla es dueña de los calificativos que he mencionado, con la de gran urbe, me atrevo a opinar que la ciudad necesita de dos tipos de inversión en los próximos años: Primero, recobrar los valores de su gente, no hay personas más dóciles y sensibles que los barranquilleros, pero lamentablemente se han venido conjugando una serie de factores que han hecho que se pierda el sentido de pertenencia por la ciudad, entre los cuales lamentablemente el principal flagelo lo tenemos en la corrupción de los entes estatales de cualquier orden, salvo excepciones-claro está.

En todas partes se observa la desidia y la indiferencia, a nadie le importa lo que está pasando a su alrededor, con tal que a él o ella no le toque y lo que es peor quien de pronto pretende hablar se le tilda de lo que sabemos y entonces optamos por quedarnos callados y dejar que las cosas sigan su cause.

Es urgente invertir en la recuperación de los valores, crear sensibilidad humana y social, generar sentido de pertenencia por la ciudad, para llegar al punto final en este sentido, a elegir un Alcalde que ejerza autoridad y entonces todos le respetaremos y acataremos sus mandatos porque ese Alcalde igualmente será una persona con las características antes descritas y con facultad para gobernar como una gran ciudad se lo merece

En segundo lugar, Barranquilla tiene muchos aspectos urgentes en que invertir, por ello este punto lo subdividiré en tres partes que para mi son definitivas para la proyección de ciudad que yo visiono:

* Educación: una ciudad sin educación está cada día llamada a ser relegada, si bien es cierto en este aspecto se ha avanzado un poco, creo que falta mucho por hacer, las escuelas no tienen dotación adecuada y en algunos casos los alumnos están dando clases a la intemperie. Los docentes necesitan herramientas para trabajar, no puede entregarse un terreno (alumnos) a una persona para que lo limpie, si no se le dan los medios para hacerlo. Coetáneamente a ello, se requiere la creación de restaurantes escolares, donde los niños que salen de la jornada de la mañana y los que llegar para la tarde tenga un almuerzo digno.

* Salud: este sector está en cuidados intensivos desde hace algún tiempo, se requiere generar un esquema de salud, de suerte que las clases menos favorecidas cuenten con instituciones adecuadas y dotas para su atención, es deprimente e irracional que en nuestra ciudad a diario mueran: ancianos, adultos, jóvenes y niños en las puertas de los hospitales porque no pueden ser atendidos, por falta de infraestructura y dotación de insumos.

* Mi gran sueño: la recuperación de los caños del Mercado y Barranquillita, junto con la construcción de la Avenida del Río. En mi sueño visiono a Barranquilla de cara al Río, proyectándose como la Barcelona Latinoamericana, donde las Ramblas se construyan desde Bocas de Cenizas hasta el puente Pumarejo, creando un gran complejo Turístico-Ecológico que se convierta en punto obligado de partida y llegada de grandes buques de turistas y de carga.

Si se proyecta la inversión hacia esta visión, el encabezamiento de esta artículo se da por sí solo, pues los industriales verán una excelente oportunidad en Barranquilla y su área metropolitana, los grandes especialistas de la medicina querrán construir clínicas especializadas y modernas, las grandes universidades del mundo abrirán sede en esta ciudad para cubrir la cobertura no sólo nacional sino internacional, los grandes comerciantes verán en la ciudad la oportunidad por excelencia para sus negocios y, en conclusión, Barranquilla se convertirá en la metrópoli colombiana en 10 años.